Esta semana os proponemos preparar unas riquísimas Croquetas de jamón serrano que gustarán a todos, muy cremosas por dentro y doradas y crujientes por fuera. Elaboradas con el mejor jamón serrano y la mejor leche, productos hechos en la provincia de Jaén que cuentan con la marca Degusta Jaén Calidad, un distintivo de calidad a nivel europeo que asegura al consumidor que tiene entre sus manos un producto agroalimentario elaborado en Jaén con una calidad excelente.

Hemos utilizado para hacer estas croquetas, Jamón serrano reserva de Embutidos y Jamones El Chulo, una empresa familiar de Pozo Alcón que tuvimos la suerte de visitar gracias a “Conoce Degusta Jaén en su origen” . Como podemos leer en la etiqueta de este jamón los ingredientes son jamón de cerdo y sal, ya está, no contiene nada más y es que sus  jamones  están elaborados de forma artesanal, manteniendo la calidad durante el proceso de producción.  En una zona única, entre la Sierra de Cazorla, Sierra Mágina y Sierra Nevada, sus jamones se curan de forma natural y no llevan ningún aditivo, ni tampoco lactosa.

A continuación os explicamos la receta de Croquetas de jamón serrano Degusta Jaén.

Cómo hacer Croquetas de jamón serrano

Ingredientes

  • 150 gr de Jamón serrano Jamones El Chulo
  • 2 cebolletas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 3 cucharadas de harina
  • Pimienta recién molida
  • 800 ml de leche fresca entera Levasa
  • 3 huevos Bio Cástulo
  • Pan rallado Horno Puente Tablas

Elaboración

Pelamos y picamos finamente las cebolletas, las cocinas a fuego muy suave hasta que estén, añadimos el jamón serrano picado, salteamos. Ponemos la harina y removemos muy bien durante varios minutos. Incorporamos la leche poco a poco, pimienta al gusto, y removemos a fuego medio hasta que la mezcla se separe de la sartén. Tapamos con papel film toda la superficie, dejamos que se enfríe y guardamos en el frigorífico.

Pasadas unas horas o al día siguiente vamos cogiendo porciones de la masa, en esta ocasión le hemos dado forma de bola, las pasamos primero por pan rallado, después por huevo batido y por último por pan rallado de nuevo. Freímos en abundante aceite de oliva virgen o virgen extra hasta que estén doradas y servimos.