Hoy os traemos unos rosquillos de anís, unos dulces muy tradicionales de la cocina jiennense que gustan a todos, son toda una tentación y mucho más si utilizamos para elaborarlos ingredientes que cuentan con el distintivo Degusta Jaén Calidad, en este caso el anís, Anís dulce Castillo de Jaén.

Rosquillos-anis-Castillo-Jaen-(1)

Destilerías Santo Reino, una empresa fundada por Ángel Tirado Ortega en el año 1961, aunque el origen fue un poco antes, en 1900, cuando los padres de Ángel,  Esteban Tirado y Juana Ortega,  crearon en el Barrio de la Magdalena la Fábrica de licores y anisados “Anís La Magdalena”. Cuando su padre falleció Ángel fundó la empresa actual Destilerías Santo Reino, recibiendo en el año 2007 la Medalla al Mérito en el trabajo y recibiendo ese mismo año el premio el Premio a Empresa Jiennense. Hoy al frente de la empresa está la tercera generación, Ángel Tirado Vizcaíno, quién se incorporó en el año 1983.

Elaboran diversos productos, así  por ejemplo, Anís seco, Anís dulce, Crema de café o Licor de menta. Todos elaborados de forma artesanal, dejando para la tecnología el llenado y etiquetado de las botellas. El Anís Castillo de Jaén, no sólo es un producto de excelente calidad sino que es toda una referencia de la ciudad de Jaén, su etiqueta con la imagen del Castillo de Santa Catalina es todo un símbolo.

Rosquillos-anis-Castillo-Jaen-(5)

Para elaborar estos riquísimos rosquillos de anís hemos escogido su Anís dulce, una bebida de carácter único, cuyo proceso de elaboración se hace destilándolo en alambiques de cobre con una minuciosa selección de granos de matalauva cultivada en Andalucía, todo en un cuidadoso proceso que proporcionan a este anís una particular suavidad y un poderoso sabor.

Rosquillos de anís

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 180 gramos de azúcar
  • 150 mililitros de aceite de oliva virgen extra
  • 150 mililitros de Anís dulce Castillo de Jaén
  • Ralladura de un limón
  • Entre 450 y 500 gramos de harina
  • 3 sobres (dobles) de gaseosa para repostería
  • Aceite de oliva virgen o virgen extra para freír
  • Azúcar para emborrizar

Elaboración

Rosquillos-anis-Castillo-Jaen-(2)

Ponemos en un recipiente los huevos junto con el azúcar y batimos durante varios minutos con unas varillas hasta que blanqueen, es decir que el azúcar se integre y los huevos estén muy espumosos. Añadimos el aceite de oliva virgen extra, el anís dulce y la ralladura de limón mientras continuamos batiendo. Por último incorporamos la harina junto con los tres sobres dobles de gaseosa o gasificante, mezclamos todo con suavidad hasta que esté todo integrado, la masa estará bastante pegajosa, no os preocupéis y sobre todo no echéis más harina, ya que entonces los rosquillos quedarán apelmazados. Tapamos con un paño y dejamos reposar una o dos horas.

Una vez que la mezcla ha reposado nos untamos las manos con aceite, os recomiendo que tengáis un cuenco con aceite al lado para poder mojaros las manos de vez en cuando, cogemos pequeñas porciones y formamos los rosquillos, podéis hacerlo de dos formas, bien metiendo el dedo en el centro formando un agujero o bien rodando con las palmas de la mano la masa formando una tira que unimos, los dos métodos son buenos, escoged el que más os guste. Una vez que tenemos los rosquillos formados, los vamos friendo. Es muy importante la temperatura del aceite, si está demasiado fuerte los rosquillos se quemarán y si está demasiado flojo absorberán mucho aceite, debe estar a temperatura media que de tiempo a que los rosquillos se hinchen quedando muy esponjosos.

Una vez fritos, los dejamos sobre papel de cocina y aún calientes los rebozamos por azúcar. Aguantan varios días en una lata.

¿Hacemos este fin de semana Rosquillos de anís?

Rosquillos-anis-Castillo-Jaen-(6)