Hoy vamos a preparar un plato internacional, de la cocina italiana, Risotto, pero con nuestros productos, con productos de Jáen, y además de la marca Degusta Jaén Calidad.

Ajo negro de Ajos Gallardo, queso de cabra La Ñora y vino blanco Blanca María de Bodegas Marcelino Serrano.

Risotto Degusta Jaén

El protagonista de este arroz, es el  ajo negro,  es sólo un ajo madurado, de elaboración 100% natural, sin conservantes ni aditivos químicos. El ajo negro presenta un sabor dulce, con ligeros toques de bálsamo y regaliz. Además el ajo negro ni pica ni produce mal aliento por lo que uno puede tomarse uno o dos dientes de ajo al día de forma fácil, saludable y aportando todos los beneficios. Se elabora en Jamilena,  es muy suave y está riquísimo así que os animo a que lo probéis, os sorprenderá.

En cuanto al queso que vamos a utilizar para aportar cremosidad al arroz y por supuesto sabor, es un queso La Ñora, de Alcalá la Real, un queso hecho a mano y elaborado con leche cruda de cabra, leche de su propia ganadería. De aspecto fresco, cremoso y con un sabor delicioso ¡tenéis que probarlo! después no querréis otro.

Y para que nuestro Risotto con ajo negro sea aún más especial vamos a utilizar uno de los vinos que más me gustan y eso que no soy muy de blancos, el vino Blanca María de Bodegas Marcelino Serrano, un vino elaborado con un 50% de uva Chardonnay y un 50% de uva Garnacha. Con un color amarillo limón verdoso con irisaciones doradas, en nariz es limpio, complejo, con notas de fruta blanca como albaricoque o moscatel. Un vino que en boca es sabroso, envolvente, fresco, untuoso, con un paso muy aromático y un final amargo grato.

Y sin más preámbulos vamos con la receta de  Risotto con ajo negro.

Risotto con ajo negro.

Ingredientes

Elaboración

Risotto de ajo negro pasos

Antes de comenzar con la receta os comentaré que necesitamos utilizar un arroz de grano redondo, hay dos variedades muy recomendables para el risotto que son el arroz arborio y el arroz carnaroli, pero cualquiera que sea redondo nos vale, eso sí…por favor no uséis grano de arroz largo y mucho menos arroz vaporizado.

Junto con el recipiente dónde estemos elaborando el risotto de ajo negro tendremos un cazo con el caldo de verduras a fuego bajo, pero que se mantenga caliente durante todo el rato.

Pelamos la cebolla y la picamos muy fina, la ponemos en una perola con aceite de oliva virgen extra, unas cuatro cucharadas, y dejamos que de cocine a fuego suave hasta que comience a dorarse. En este momento incorporamos el arroz y lo mareamos bien hasta que cambie de color, este paso se denomina “nacarar el arroz”, es cuando el grano de arroz pasa a ser transparente, momento en el que añadimos los dientes de ajo negro fileteados, mezclamos y añadimos el vino, dejamos un par de minutos y comenzamos a añadir el caldo, pero lo haremos poco a poco, es decir, añadimos un cazo, mezclamos y dejamos que se cocine. Cuando el arroz esté seco añadimos otro cazo y así todo el tiempo, hasta que el arroz esté, tarda unos 20 minutos.

Cuando veamos que el arroz esté en su punto, añadimos el queso rallado y mezclamos bien. Nuestro arroz adquirirá una cremosidad deliciosa. Servimos de inmediato y en el mismo plato decoramos con un diente de ajo negro y unas lascas de queso.

Risotto ajo negro Degusta Jaén

Por supuesto os recomiendo que disfrutéis de este Risotto de ajo negro con una copa de vino Blanca María, bien frío. Animaros a prepararlo porque os aseguro que os vais a chupar los dedos.